Preparando más queso en la Unión Europea 09/02/2018

  • Con los precios que aumentaron más del 30% en 2017, los agricultores de la UE han respondido con exceso de leche que está afectando a los mercados mundiales. Según los compradores de productos lácteos del mundo, hay demasiada leche y el exceso proviene de la UE-28.

    Frente a una verdadera montaña de leche descremada en polvo que ingresó a los almacenes cuando David Cameron todavía era primer ministro del Reino Unido y una burbuja de manteca que no está completamente desinflada, va a salir mucho más queso de las cubas europeas en los meses venideros.

    El otoño pasado, escribimos que la demanda mundial de lácteos hoy solo puede respaldar el crecimiento de la producción de leche de los principales exportadores de alrededor del 1,5% anual. En la segunda mitad de 2017, la tasa de crecimiento de la UE-28, Estados Unidos, Nueva Zelanda, Australia y Argentina fue aproximadamente el doble. Desde septiembre, casi todo el crecimiento excedente proviene de Europa.


    Parte del aumento, por supuesto, es una función de comparar con un dato anterior débil. Recordemos que la Comisión les pagó a los agricultores por reducir la producción en el cuarto trimestre de 2016. Pero con los precios de pago de los procesadores que aumentaron más del 30% en 2017, los agricultores respondieron.

    Los cheques de leche están bajando, pero no lo suficientemente rápido para detener la marea. Y luego está la cuestión de las existencias de intervención de LPD, todavía cerca de 380.000 toneladas. La Comisión confirmó que no agregará más a la reserva este año. Eso elimina el precio mínimo, aunque ya era más de 300 € por debajo del precio fijo de 1698 euros/tonelada de todos modos.

    Eso significa que hay espacio para ir un poco más lejos, pero tomará alguna otra medida creativa además de la donación de alimentos, el uso de alimentos, la colocación en el extranjero u otra cosa, para liquidar los inventarios. Los Estados Unidos también tienen inventarios de polvo sin precedentes que continúan creciendo. Las tenencias de fin de año fueron de 150.000 toneladas, un 47% más que el año anterior.

    En los Estados Unidos, el crecimiento de la producción de leche se ha desacelerado a un ritmo más mesurado. La producción en los últimos cuatro meses de 2017 aumentó solo un 1%. Los costos de alimentación permanecen bajos, pero los precios de la leche han bajado casi un 20% en comparación con el año anterior, lo que redujo los márgenes. Se espera un modesto crecimiento de la producción -alrededor del 1 por ciento- para 2018.


    traducido por el OCLA de Global Dairy Market Outlook – USDEC – Alan Levitt