BRASIL: Productor es productor, empresario es empresario

6/9/2019

  • He estado escuchando durante muchos años, y en muchos casos incluso difundiendo la idea de la profesionalización del productor lechero. A menudo discutimos formas y nuevas técnicas para ayudar al productor a alcanzar este nivel. Comento que a menudo he expresado la opinión de que, desafortunadamente, los agricultores no profesionales están destinados a detener la actividad láctea.

    Bueno, hoy, después de algunos años de trabajar con productores lecheros, en su mayoría pequeños productores, veo la actividad de una manera ligeramente diferente de lo que lo había visto durante algún tiempo. Después de asistir a un seminario, donde el tema era básicamente el uso de nuevas tecnologías para la producción de lácteos y luego escuchar de todos los oradores la idea de la profesionalización de los productores y la consiguiente extinción de los no profesionales, algo me llamó la atención. Un hecho que me gustaría compartir con todos los que leen mis palabras, un detalle que me hizo preguntarme, una pregunta en realidad:

    "¿Por qué todavía tenemos un gran porcentaje de productores no profesionales en la industria y por qué estos productores insisten en realizar la actividad, en contra de todo y de todos?"

    Intentaré resumir brevemente lo que pienso sobre este tema hoy. Vivir con granjeros simples que trabajan toda la vida en pequeñas granjas, donde su principal fuente de ingresos son sus 10-15 vaquitas lecheras bien criadas, así como las verduras, pollos, frutas y todas las riquezas que puede generar una granja. Al ver a estas personas hoy, los veo como productores y no como empresarios.

    Aquí es donde me gustaría llegar: estamos tratamos de extinguir al productor rural y dar a luz al empresario rural, que administra un tambo tecnificado, de alto productividad, orientado técnicamente, que administra millones, que genera empleos e ingresos, y crecimiento.

    En una encuesta que realicé con los productores para los que trabajo, les pregunté cuáles son sus objetivos futuros, cómo ven su propiedad dentro de unos años y cómo les gustaría trabajar en el futuro. Aproximadamente el 50% de las personas respondieron que les gustaría que las cosas siguieran como están, casualmente, muchos expresaron la tranquilidad y la calidad de vida tal como son, sin preocuparse ni estresarse, siempre utilizando como ejemplo negativo a cualquier pariente o amigo que tenga un demasiado grande con muchas vacas y muchas preocupaciones.

    Lo que me gustaría dejar en claro a los amigos que comparten este pequeño texto conmigo es que hoy, al comprender a las personas un poco más, veo que no debería cambiar su esencia, sino que debería ayudar al máximo para que cada uno, dentro de sus características, encuentre la mejor manera de trabajar y vivir fortaleciendo al productor como productor y alentando al empresario como empresario, después de todo, en común, todos somos parte de la misma familia.

    traducido por el OCLA del newsletter de MilkPoint, por Rodrigo Luis Sechi